Raquel Padilla Ramos y la supervivencia de los yaquis

Una de las pasiones académicas de Raquel Padilla Ramos (Hermosillo, 1967) ha sido la resistencia yaqui a lo largo del tiempo. Su vínculo con el pueblo yaqui comenzó como una tesis de licenciatura que, gradualmente, se transformó en activismo a favor de los derechos culturales de una de las comunidades originarias más emblemáticas del norte de México.

Atraída por las ciencias naturales y la historia desde niña, al llegar el momento de elegir carrera profesional y no hallar en su Sonora natal una opción que le llenara, decidió trasladarse al extremo opuesto de la provincia mexicana para estudiar en la Universidad Autónoma de Yucatán.

Allí la pregunta que condujo su trabajo para titularse como Licenciada en Ciencias Antropológicas giró en torno a la deportación de que los yaquis fueron objeto durante el siglo XIX a manos del Estado mexicano.

“Hasta ahí puedo decir que a los yaquis solo los conocía por los documentos y los libros; después ya empezó mi interés por conocerlos a ellos”, expresa.

Ya como estudiante de posgrado su aproximación se tornó más etnográfica que documental. Los ingresos a territorio yaqui, para ahondar en el tema del retorno de la etnia de Yucatán a Sonora, la llevaron a formarse una idea más clara sobre cómo es este pueblo hoy día, cuál es el estado de sus luchas y cuáles sus anhelos como nación.

Ese conocimiento de primera mano fue forjando en Raquel una profunda admiración y empatía con los yaquis y, a la vez, consolidando el repertorio de datos y argumentos que actualmente la convierten en una de las voces más autorizadas en el tema.

No es raro que la prensa acuda a ella cada vez que las defensas territoriales de los yaquis resurgen en la agenda mediática. Algo que ha marcado su trayectoria académica son las luchas de los pueblos indígenas en los que, dice: “yo me he adscrito sin querer, o queriendo, no sé”.

Cortesía Raquel Padilla

Los yaquis y su relación con la tierra

Cuenta Raquel Padilla que al caminar por territorio yaqui siempre se está preguntando por la historia ahí inscrita. Sobre qué habrá pensado el misionero Pérez de Ribas al escuchar por primera vez aquella lengua. Sobre qué de las danzas tradicionales es prehispánico y qué es aporte europeo. Sobre dónde está el límite entre los conocimientos que el pueblo puede compartir y los que debe reservarse.

Pero más allá de la curiosidad late una preocupación genuina por la supervivencia de la etnia. Le preocupa que los yaquis, que cuentan con territorio, autonomía y ritualidad, al final terminen como muchos pueblos indígenas a quienes solo les queda la ritualidad.

“Siempre estás pensando en la sobrevivencia de las tribus. Los yaquis y los mayos. ¿Van a sobrevivir a esto? ¿Están preparados para sobrevivir a estos embates? Porque, por ejemplo, lo que no pudo hacer Porfirio Díaz al deportarlos y hacer la guerra de exterminio, en cierto modo lo está logrando el cristal. El cristal está acabando con los jóvenes yaquis, y si tú acabas con los jóvenes ¿pues qué queda?” (…) “Me preocupa mucho eso. Y desearía que no fuera así, pero también no tengo claridad en cómo combatir eso. Sé que necesitan mejores expectativas de vida y fortalecer otra vez su relación con la tierra, que esa la perdieron porque ahora las rentan porque no tienen manera de hacerlas producir y al perder esa relación con la tierra pierden mucho de su cultura”.

Cortesía Raquel Padilla

Un servicio a la comunidad

Entre otras distinciones, Raquel Padilla Ramos ha realizado estancias en universidades de Australia, Estados Unidos y España pero, para ella, las conferencias más importantes son las que imparte en territorio yaqui: la gente de pie o sentada en banquitos que ellos mismos llevan. Niños correteando, casi siempre de noche, entre mezquites, bajo las estrellas.

 “Finalmente es un servicio que uno hace por la comunidad, yo estudié en universidad pública y trabajo para institución de gobierno, lo menos que una puede hacer es poner a disposición de la comunidad sus investigaciones, y como en mi caso era sobre yaquis pues es la manera en que agradezco o sirvo a la comunidad”.

Actualmente Padilla implementa la creación de una Red de historiadores en apoyo a las luchas indígenas del noroeste de México (RHALINO) y de una Yaquipedia (enciclopedia digital sobre historia y cultura yaquis). Además, tiene dos publicaciones en puerta: una sobre la historia de un grupo de yaquis deportados al Norte de África y otra sobre mujeres yaquis y mayos.

Confiesa Raquel que a veces se pregunta si la vida le alcanzará para escribir todo lo que tiene pensado. Si en un futuro alguien se interesará en la historia de la historiadora que se involucró en las luchas territoriales de los indígenas del sur de Sonora.

 

Sobre Raquel Padilla Ramos:

  • Profesora-Investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (Centro INAH-Sonora)
  • Nivel 1 del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).
  • Doctora en Etnología con especialidad en Estudios Mesoamericanos, por la Facultad de Humanidades de la Universidad de Hamburgo.

Libros:

  • Los partes fragmentados. Narrativas de la guerra y la deportación yaquis (Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2018)
  • Los Irredentos Parias. Los Yaquis, Madero y Pino Suárez en las elecciones de Yucatán, 1911(Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2011) 
  • Progreso y Libertad. Los Yaquis en la Víspera de la Repatriación (Programa Editorial de Sonora, 2006)  
  • Yucatán, fin del sueño yaqui. El tráfico de los yaquis y el otro triunvirato (Gobierno del Estado de Sonora, 1995).

 

*Alejandra Meza (Hermosillo, 1985) Periodista y Doctora en Ciencias Sociales. Docente de Comunicación, Periodismo y Lectura. Coautora del libro Interdisciplina y campo periodístico. Estudios de caso en Sonora, México (ISC/UNISON, 2017).