Veintitrés y uno. Charlas con 23 escritoras: Óscar Alarcón

Nitro Press, 1era edición 2018.

El periodismo cultural en México, a pesar de tener una larga historia, siempre ha estado al margen, luchando por obtener espacios y, por supuesto, financiamiento. Dentro de este panorama, el género de la entrevista es practicado por muy pocos. Me vienen a la mente los espléndidos libros de entrevistas de Miguel Ángel Quemain a autores extranjeros y mexicanos. En un mundo en el que el escritor brilla y es convertido en una figura mediática, hay pocos que se molestan en ser sus interlocutores y, desde el conocimiento de su obra, establecer una charla que tenga los méritos suficientes para perdurar en las páginas de un libro.

Óscar Alarcón publica su segundo libro de entrevistas Veintitrés y uno. Charlas con 23 escritoras, una continuación de Veintiuno. Charlas con 20 escritores, publicado en el 2012. Los seis años transcurridos entre un libro y otro permiten establecer si se mantuvo la intención, el estilo del entrevistador, o si intentó un proceso diferente. Lo primero que llama la atención es, por supuesto, la división de géneros. En el prólogo de esta segunda obra, Alarcón menciona lo fortuito de esta decisión: se dio cuenta de que habían quedado fuera las escritoras del primer volumen y quiso, para equilibrar la selección, incluirlas en este nuevo libro. De esta forma los dos tomos se complementan y, de alguna forma, ayudan a poner en relieve la necesidad de hacer visible el trabajo de las autoras del país. Quedará –y es una esperanza fundada en lo que ha pasado en los últimos años– esperar que escritoras y escritores formen parte de una manera natural, sin la necesidad de ninguna división, de las próximas antologías y libros de entrevistas.

Foto: Hernán Rosado

Un aspecto interesante que se mantiene en este segundo libro de entrevistas es la falta de una agenda estricta con las autoras. No hay ninguna justificación para la lista. El origen de cada capítulo es explicado en dos o tres párrafos y parte, casi siempre, de recomendaciones, encuentros azarosos y lecturas. De esta forma tenemos una lista variopinta: escritoras que tienen resonancia nacional, con varios libros publicados, como Ana García Bergua, conviven con autoras apenas conocidas que debutan con un primer libro como Paulina Mastretta. Entre ellas hay una gran diversidad de intereses, opiniones, estéticas y propuestas literarias.

Algo que tiene una mejora importante en la continuación de estas entrevistas es la profundidad de la charla. El interlocutor intenta llevar la charla a un ámbito que desplace la inmediatez de un libro publicado o un tema aún más coyuntural. A veces –y esto se agradece– el intercambio olvida los temas literarios para internarse en lo que opinan las autoras de la sociedad en la que viven. Siguiendo las ramificaciones imprevistas que surgen en una plática casual, como si no se tuviera enfrente una grabadora, las entrevistadas hablan de la violencia en el país, de los siempre veleidosos círculos literarios, las becas para los creadores y, por supuesto, el papel de las mujeres escritoras en un medio en el que son cada vez más influyentes.

En el primer libro, Alarcón tuvo como prioridad hacer preguntas sobre las generaciones literarias, sobre todo en las charlas con los autores más jóvenes. Las respuestas, en casi todos los casos, fue escéptica: no hay estéticas comunes ni manifiestos que agrupen la creación literaria en el país. En esta ocasión Alarcón se interna en territorios más profundos: usando como ancla algún aspecto de la obra hace una reflexión que deja en el aire para que la complete la entrevistada. Esto logra un efecto positivo para el lector pues, en lugar de enfrentarse a un texto acartonado, en el que cada actor cumple con su papel, tiene la sensación de entrometerse a una charla en la que no hay más reglas que la curiosidad y el espacio para desarrollar las ideas. Éste, entre otros aspectos que se van descubriendo en la lectura, siempre de la mano de las autoras, hacen pertinente este libro. 

*Alejandro Badillo. (Ciudad de México, 1977). Ha publicado, entre otros, los libros de cuentos Ella sigue dormida (Tierra Adentro), Tolvaneras(Secretaría de Cultura de Puebla. Reedición Cuadrivio), Crónicas de Liliput (BUAP), El clan de los estetas (Universidad Veracruzana. Premio Nacional de Narrativa Mariano Azuela) y la plaquette Ajuste de cuentas (Paraíso Perdido). También ha publicado las novelas La mujer de los macacos (Libros Magenta), Por una cabeza (Ficticia Editorial/UAN. Premio Nacional de Novela Breve Amado Nervo) y El último día de septiembre (Libros Magenta/Secretaría de Cultura de Puebla). Coordinador de talleres literarios.Ha participado en varias antologías de narrativa y en publicaciones como Casa del tiempoLuvina y el suplemento “Confabulario” de El Universal. Colaborador dela revista Crítica y exbecario del Fonca.