Gorillaz – The Now Now

Pumpkin y Honey Bunny están enamorados y armados. Deciden asaltar el restaurante donde tranquilamente están tomando café. Ignoran que los hitmen Vincent Vega y Jules Winnfield están comiendo allí mismo. Éste último somete del brazo a Ringo (Bunny) y apuntándole con un arma le ordena calmar a su pareja Yolanda (Honey Bunny): Tell that bitch to be cool. Say, “bitch, be cool!” Tell that fuckin’ bitch to chill! Vincent Vega, a su vez, tiene en la mira a Yolanda para así formar uno de los mexican standoff más memorables en la historia del cine. Esta escena da cierre a Pulp Fiction, considerado por muchos como el mejor film de Quentin Tarantino y a cuyos minutos finales me remite a la más reciente producción de Gorillaz, titulada The Now Now (2018).

El encarcelamiento de Murdoc Niccals (y su sustitución por parte de Ace, líder de La Banda Gangrena) le ha venido de maravilla a 2D, quien ahora lejos del yugo del bajista original ha tomado el liderazgo del grupo y nos ha entregado uno de los álbumes más relajados y disfrutables de lo que va del año. Si Humanz (2017) era una fiesta por el fin del mundo, The Now Now es un brindis por la sobrevivencia (un brindis bastante íntimo, dicho sea de paso, pues la cantidad de invitados ha disminuido drásticamente en comparación a la anterior producción de la banda, la cual se beneficia de ello pues se nos presenta ahora una placa mucho más cohesiva y sin tantos temas que salgan sobrando[*]).

El disco abre con ‘Humility’ y ‘Tranz’, un par de temas con una vibra bastante chill out y que marcan la pauta para el resto de las canciones. Temáticamente, la banda retoma las cosas donde las dejaron en ‘We Got the Power’, tema que cerraba el Humanz con 2D y Jenny Beth cantando convencidos sobre el poder que reside en uno para transformar lo que nos rodea. I’m the lonely twin, the left hand / Reset myself and get back on track / I don’t want this isolation / See the state of me now, canta 2D en “Humility”, la fiesta ha terminado y ahora queda curarse la resaca. “Tranz”, por su parte, establece prontamente el sonido electrónico que a estas alturas ya es una marca definitiva en cualquier álbum de Gorillaz.

La colaboración de Snoop Dogg en al álbum The Plastic Beach (2010), pero sobre todo su presentación a lado de Albarn para interpretar ‘Clint Eastwood‘ en el Festival de Glastonbury 2010, nos habían dejado a todos con ganas de más. El dúo cumple con nuestras fantasías y nos entrega ‘Hollywood‘: 4 minutos y 53 segundos de sintetizadores cuajando perfectamente con las vocales de Jamie Principle y un rap de Snoop Dogg conciso y con mucho sex appeal. Jealousy and dark times / Sinking on the web / There’s more love than that / Jealousy is vibe down, corea 2D en el que es, sin duda, uno de los mejores temas del álbum.

Kansas‘ es el tema más melancólico de Gorillaz desde la bellísima ‘To Binge‘. ¿Quieren relajarse más? Everybody cool down con ‘Sorcererz‘. ‘Idaho‘ es un poema que pudo haber sido escrito por los beatniks.

Ya lo dije antes, pero qué bien se le da a Gorillaz esto de la electrónica: ‘Lake Zurich‘ está genial para salir a pasear por la ciudad mientras el atardecer decae en la ciudad; o para revitalizarse por la mañana antes de salir al trabajo o a la escuela; o para quedarte en tu habitación y prender un porro; o para salir por la noche el fin de semana en busca de nuevas experiencias catárticas; o para… bueno, escuchen: Everything that follows / I’m not responsable for.

La alienación de los tiempos actuales sigue siendo tema de preocupación en ‘Magic City‘, donde la banda te invita a ver un espectacular en la luna, poniendo a tono el cambio emocional que viene con ‘Fire Flies‘: Sometimes I follow a firefly / It takes me into the night / Baby, I just survived / I got drunk, I’m sorry / Am I losing you?, se malacopea 2D para luego retomar la compostura en ‘One Percent‘ y hacernos una promesa de un nuevo mundo.

La relación amor/odio que Albarn siempre ha mantenido con Estados Unidos cierra el disco con una carta a Los Ángeles a través de ‘Souk Eye‘: If loving you’s a felony now, that I’m renegade, riding / Trying to find tomorrow ain’t easy ‘til you dive in.

Volvamos al mexican standoff: la situación es harto tensa, cualquier desliz de una de las partes y todos mueren; Jules invita a Ringo a sentarse frente a él y resolver la situación. Si lo que quieren todos es relajarse quizás deberían darle una oída a The Now Now, pero estamos a mitad de los 90’s y Damon Albarn está muy ocupado conquistando el Reino Unido al frente de Blur y la promoción del Parklife (1994). En vez de ello, con su pistola aun apuntando al rostro de Ringo, Jules le recita los (a partir de entonces) famosos versos del Ezequiel 25:17:

The path of the righteous man is beset on all sides by the
Inequities of the selfish and the tyranny of evil men
Blessed is he who, in the name of charity and good will
shepherds the weak through the valley of darkness
for he is truly his brother’s keeper and the finder of lost children
And I will strike down upon thee with great vengeance and furious
Anger those who attempt to poison and destroy my brothers
And you will know
I am the Lord when I lay my vengeance upon you

Jules quiere retirarse de la vida de matón. Reflexiona sobre los versos. Quizás Ringo es el hombre malvado y Jules el hombre justo, y la 9mm. con la que le apunta a su interlocutor es el pastor que lo protege del valle de las sombras. O puede ser que Ringo sea el hombre justo y Jules el pastor, y es el mundo el que es malvado y egoísta. Le gusta eso, pero hay un problema: no es la verdad. La verdad es que Ringo es el débil y Jules la tiranía de los hombres malignos. Pero lo está intentando… Jules realmente está intentando en todo su interior ser el pastor.

Si lo he dicho una vez, lo he dicho miles de veces: Damon Albarn es un maldito genio. The Now Now es uno de los mejores discos del año. El mundo sí es malvado y egoísta. La música de Gorillaz es el pastor que nos protege del valle de las sombras (sí, me gusta eso), a pesar de que Albarn nos recuerda constantemente que no, no somos débiles, nos invita a perseguir lo que anhelamos y deshacer los pasos si las cosas salen mal, pues los tiempos están cambiando, el ahora se convierte en aquel entonces en un parpadeo. “That’s why we called the album ‘The Now Now’ and not the ‘The Now Then’. ‘Cos things need to change right now”, expresa en entrevista 2D para el NME.

No, no somos débiles. Podemos atravesar el valle por nuestra cuenta, Albarn solo gusta de acompañarnos en el viaje (and it’s a wonderful thing).                                          

 

*Carlos Véliz (Hermosillo). Estudiante de los últimos semestres de la licenciatura de Literaturas Hispánicas en la Universidad de Sonora. Melómano de hueso colorado, es uno de los fundadores de la sección “Música para ver el mundo caer” (aunque se te haga posmo), el apartado del impreso que revisa lo mejor de lo mejor en las producciones musicales.

 

 

[*] Humanz nos presentaba 26 temas en su versión Deluxe y 34 en Super Deluxe, muchos de ellos francamente prescindibles.