Las enseñanzas del Maestro Lucas

El Negro Lucas, vestido de negro, está frente a los alumnos del CEAY[1] impartiendo el Curso Intensivo de Eliminación Exitosa en una vieja bodega abandonada que pertenece al Maestro Kuppu. En otros tiempos, ese lugar, fue un taller automotriz. Ahora sólo es un espacio desvencijado con los pisos llenos de aceite[2] y varias máquinas viejas amontonadas por todo el lugar. El gran Maestro, antes de ser un guía espiritual, fue un mecánico automotriz[3] y ése fue su primer templo. En ese cuchitril impartió sus primeras clases[4]. Ahora ve la posibilidad de acondicionar el viejo taller para que los estudiantes mejoren sus habilidades físicas y que puedan completar con precisión la Campaña de Limpieza del Alma Universal. Contrató los servicios de Lucas en una página de Facebook. Ni siquiera tuvo que entrar a la Deep Web para hacerlo. La red social tiene varias páginas dedicadas al crimen como Sicarios Unidos, Trabajos Discretos de Blanqueo[5], Lucas Duerme con los Peces[6], La Guarida del Lobo, Parricidas Unidos[7], Los Mequetrefes del Mal, Mi Mamá me Mata[8], Servicios Funerarios Exprés y muchos más. Ahora mismo, practican con un maniquí. Los estudiantes están sentados en línea y escuchan con atención las indicaciones.

 

—Entonces, primero los pies para que no reciban una patada —Lucas enrolla la cuerda en los pies del maniquí y después lleva el otro extremo hasta el cuello del mono y baja hasta las manos, donde sigue envolviendo. Después, gira la soga alrededor del pecho y la panza. Vuelve al cuello.

—Sí que tiene sentido —asiente Gabo.

—Por eso se escapó Doble Frank, Gabo —interviene Ferjo.

—Debimos maniatarlo —se miran arqueando las cejas.

—Silencio —Aprieta con más fuerza y el muñeco emite sonidos por la tensión. Parece que va a reventarse por la presión ejercida en el tronco.

—Sí, Maestro Lucas.

—No me llamen Maestro Lucas.

—¿Cómo debemos llamarlo?

—Tampoco me hablen formalmente.

—No podemos. Yo no —dice Mike Laure.

—No, ni yo —secunda Deniz.

—Creo que ninguno podría —Chango niega con la cabeza.

—¿Por qué? —termina el último nudo en las muñecas.

—Porque eres nuestro Maestro. Nos enseñas —dice Julio.

—Sólo les explico cómo deben quemar a alguien —Lucas apunta al maniquí.

—Corrección: Cómo eliminar las impurezas del universo —revira Mike Laure.

—Como sea. Yo le llamo quemar gente —el Maestro se sacude las manos.

—¿Te gusta quemar gente? —pregunta Boby con una sonrisa.

—Siempre. Desde niño —cierra los ojos.

—¿Podrías contarnos una historia de cuando eras niño? —ruega Michael Ponce Oliverius.[9] colocando sus manos al frente del pecho como si rezara.

—No.

—Sólo una, Maestro Lucas —suplica Boby.

—¡Sí, sólo una, Maestro! —Todos al mismo tiempo.

—Una historia que tenga que ver con el fuego, Maestro —Nagano levanta los puños y luego los lleva al centro del pecho y hace la mudra del fuego colocando un puño dentro de otro, pegando las puntas de los pulgares y armando un aro con el índice derecho.

 

Los estudiantes se levantan y forman un círculo alrededor de Nagano. De nuevo la Flor de Loto Completo y se preparan para escuchar con los ojos y los oídos bien abiertos. Todos imitan el gesto con las manos. Pero el Maestro Asesino, sólo mira desconcertado a los estudiantes sin saber qué decir.

 

—Hum… —se rasca la barbilla.

—¡Apuesto a que debe tener una gran anécdota, Maestro! —dice Ferjo.

—Bueno, sí, hay una —ahora se toca el cabello.

—¡Cuéntela! —Boby levanta la voz.

—¡Ahora, Maestro Lucas! —exige Tadeo.

—Bien, pero no han aprendido cómo atar las manos.

—¡Hay tiempo, Maestro Lucas! —explica Ferjo.

—El Maestro Kuppu lo dice todo el tiempo!

—¡Todos, compañeros! —Deniz se pone eufórico.

—¡El tiempo es nuestro aliado ayer! —gritan en coro.

—¿Eh?

—¡De nuevo, chicos, para que entienda el Maestro Lucas! —repite Deniz.

—¡El tiempos es nuestro aliado ayer!

—Eso no tiene sentido.

—¡Ah, el sentido! —balbucea Julio.

—¿Qué dice el tal Maestro Kuppu del sentido ahora?

—¡El sentido es un sinsentido! —Todos juntos.

—¿Qué?

—¡El sentido es un sinsentido! —Todos juntos de nuevo.

—Bueno, será mejor que no pregunte ya nada —Lucas se voltea.

—¡La historia, Maestro Lucas! —recuerda Boby.

—¡Cuéntela ahora! —dice Michael Ponce Oliverius.

—¡Sí, ahora! —Chango se pone exigente.

—¿Tienen que gritar todo el tiempo?

—¿Qué dice el maestro Kuppu sobre el grito! —pregunta Mike Laure.

—¡Gritar es la medida del amor y de nuestro corazón! —responden al unísono.

—…

—¡Gritar para que nos escuche el Dios Sordo! —Gabo levanta los brazos.

—¿El Dios Sordo?

—¡Sí! ¡Auris! ¡Rey y Vencedor de las Orejas del Universo! —explica Michael Ponce Oliverius, también conocido como“Junior”.

—¿A quién venció ese rey? —El Negro Lucas desafía a los estudiantes.

—¡Ah! ¿Quién quiere contar la historia fundadora del Om? —pregunta Chango.

 

Boby se levanta y pega pequeños saltos en su lugar con el índice al aire. El Negro Lucas se arrepiente de haber preguntado. Y se resigna.

 

—¡Yo! —Boby ahora con las dos índices.

—¡No, yo! —dice Ferjo.

—¡Soy mejor contando, lo sabes, Ferjo! — Michael Ponce Oliverius ignora a Boby.

—Es verdad, chicos. Dejen que “Junior” la cuente.

—¡Siempre Michael Ponce Oliverius!

—¡Ay, Boby! ¡Deja de quejarte! —replica Nagano.

—¡Siempre soy el culo y nunca puedo contar nada!

—Mi alma está intacta, Ferjo. Doy fe. —hace la mudra del perdón.

—¡Damos fe! —todos realizan la mudra con la mano izquierda menos Boby.

—Bien, Boby. ¿Es lo que quieres? —pregunta el Negro Lucas.

—Me lo deben, chicos. Dejen que este culo hable —implora Boby.

—¡Qué hable Boby! —Nagano siente empatía.

—¡Qué hable el Chakra Anal! —Deniz se contagia.

—¡Chakra Anal! —gritra Chango.

—¿?

—Bien, Maestro Lucas. ¿Qué sabe de Auris? —pregunta Boby con seguridad.

—Nada.

—Entonces, debemos remontarnos al Periodo Guinda del Universo.

—¿Cuál periodo es ése?

—Todo el mundo cree que la Nada es de color negro —Boby camina alrededor del Maestro Asesino y explica moviendo las manos exageradamente—. Pero se equivocan. La nada tiene un color rojizo. Es el color de la Sangre Coagulada de Kubera[10], La Gran Protectora de los Tesoros del Cielo y del Andador Cósmico. También se le conoce como La Banquera de las Estrellas Inmortales que Dan Vida al Universo. Kubera, antes del tiempo y el cosmos, tuvo su primera regla, incluso antes de que existieran las mujeres o las vaginas. La Gran Uretra del Vacío, Maestro Lucas —ejecuta la mudra Yoni a la altura de sus genitales—. Ahí se pergeñó el todo. Somos hijos del Imperio Súbito de Kubera.

—¡Kubera! ¡Madre de Todos y del Tiempo Mismo! —el coro estalla.

—… —Lucas cierra los ojos. Se muestra impaciente, pero en el fondo, le interesa la historia sobre esta diosa enigmática.

—Cuando Kubera dio a luz al Todo y al Ser, también parió a Shiva, Dios de la Destrucción. Una deidad violenta y ambiciosa que solo deseaba volver al vientre de su madre. Así que en un intento desesperado, cuando el infinito se transformaba en el espacio como ahora lo conocemos, Shiva arremetió contra su madre para volver a la fuente, al origen.

—¿A la Gran Uretra del Vacío?

—Así es, maestro Lucas. ¿Ya conoce la historia?

—No. No. Sigue.

—Pues fue a Kubera otra vez. Intentó volver a ella. Así que, Shiva, para no ser descubierto, se desnudó en totalidad, evitando el brillo de sus joyas, y se cubrió con el manto de millones de estrellas. Cuando estuvo lo bastante cerca, se descubrió y embistió a Kubera, su madre, con una erección provocada accidentalmente por una serie de hoyos negros y planetas crepusculares envueltos en la tela universal con la que se había ocultado para llegar hasta ella, y ocurrió el milagro de la vida divina. El Gran Milagro Prohíbido de Kubera y Shiva. La madre se embarazó de su propio hijo y como los dioses no tienen permitido el aborto, trescientos años después nació Auris, la Dulce Diosa de los Sordos. Auris, la Deforme Infinita que combatiría a su propio padre y hermano, Shiva, el Destructor de las Mil Lenguas. Y como Auris nació sin orejas y con los dientes de fuera, Shiva no poseía ningún poder sobre ella. Porque Shiva hacía uso del sonido primigenio, el Om. Pero Auris no podía escucharlo por su sordera galáctica. Y Auris, la Diosa de los Dientes y las Orejas Celestes combatió a Shiva y a sus hermanos Brahma y Visnú, quienes envueltos en la arrogancia y la ambición fueron derrotados y confinados al Calabozo Ulterior de Naraka, el infierno brahmánico más siniestro de todos. Y Auris volvió al horizonte, junto al sol, Kali, Ganesha y su madre Kubera para reinar en silencio. Y es a ella, maestro Lucas, a quien debemos gritarle para que nos conceda su gracia y su encanto. ¡Escúchanos, Auris, Diosa Deforme y Maravillosa del Enigma Celeste!

—¡A ti gritamos, Auris! —Chango sonríe después de gritar.

—¡Nuestra lengua es tuya! —Mike Laure saca su lengua y la agita.

—¡Mis oídos para ti, Deforme Infinita! —Ferjo se muestra excitado.

—Basta, chicos. Yo sí puedo escucharlos.

—Ahora queremos escuchar tu historia infantil, Maestro Lucas. —Julio estira los brazos hacia el Negro Lucas, y ahí los deja extendidos.

—¿Quemaste un ave? —Boby mueve sus brazos como si fueran alas.

—¿Quemaste un perro? —Gabo se pone en cuatro patas y ladra.

—¿Quemaste a un niño? —Tadeo hace la mudra del amor.

—¿Quemaste una casa? —Ferjo hace un triángulo con sus manos.

—¿Quemaste a tus padres? —Junior sonríe con la mudra Chin.

—¿Qué quemaste, Maestro Lucas? —machaca Boby.

—¡Cuéntanos! —Chango sigue exigente.

—¡Cuéntanos ahora! —Nagano se contagia de Chango.

—¡Ahora y aquí, maestro Lucas! —Tadeo también.

—¡Escucha esta historia, Auris! —Boby hace la mudra del oído.

—¡Auris, Deforme Infinita! —Ferjo imita el gesto.

—¡Infinita! —grita Mike Laure.

—¿Han escuchado del mar incendiado? —pregunta por fin el Maestro Asesino.

—¡No! —contesta excitado Julio.

—¡No, pero queremos saber! —Nagano hace tres mudras.

—Siempre he odiado el mar porque es el enemigo natural del fuego —dice Lucas muy pensativo y suspira.

—¡Enemigos naturales! —brama Boby.

—¡Fuego y Mar! —chillan Ferjo, Julio, Chango, Gabo y Michael Ponce Oliverius.

—¡Tierra y Aire! —responden Boby, Nagano, Deniz, Mike Laure y Tadeo.

—¡Los cuatro elementos! —aúlla Ferjo.

—¡Los cuatro puntos cardinales! —berrea Ferjo.

—¿Me van a dejar contar la historia? —el Negro Lucas se desespera.

—Sí, adelante —dice Tadeo.

—¡Adelante, maestro Lucas! —todos en coro.

—Siempre he querido acabar con el mar…

 

*****

[1] Quienes, no sin rezongar (porque aman vestir de blanco), también llevan ropa de color negro para la ocasión especial.

[2] Sobrevive, todavía un póster en la pared trasera. Es un afiche arcaico de cuatro mujeres en bikini sobre un automóvil de la Fórmula 1. Una de ellas sostiene el casco del ausente piloto y otra, una sombrilla con la marca de la cerveza que promueve la publicidad ochentera.

[3] De hecho, fue ahí, en ese viejo taller derruido, donde el Maestro tuvo la genial idea de cambiarse de profesión. Esto se verá más adelante.

[4] Es evidente que no le fue nada bien al principio. Pero todo cambió cuando la esposa de un político importante, a la que se follaba los jueves por la tarde, decidió invertir en su negocio. Todavía es accionista en el DhanaYoga Workshop, la tapadera legal del Centro de Estudios Arcanos del Yoga.

[5] El administrador de esta cuenta de Facebook suele sugerir al Drácula Maniático, el gatillero en jefe del grupo, que cambie el nombre de la página porque varias señoras confunden el sitio virtual con otro grupo homónimo que se dedica al aclaramiento anal de algunas estrellas de televisión y ricos exóticos obsesionados con el acicalamiento y la blancura de su culo.

[6] Una referencia obvia a El Padrino y de donde los amigos del CEAY sacaron al Maestro Asesino que ahora mismo enseña a los estudiantes a quemar a sus víctimas.

[7] Negocio del hermano del jefe de Sicarios Unidos y que tiene por objetivo exclusivo la eliminación de parientes cercanos, sin importar el motivo. Se anuncia en la fotografía de portada: “Descuento especial a Padres de Familia”. Esto resulta una ambigüedad, porque no se sabe si el descuento se aplica a los mismos padres que solicitan el servicio o si se le aplicará un descuento a la tarifa cuando los padres de familia sean los objetivos. A saber.

[8] Caso contrario. Empresa dedicada a la desaparición de los hijos.

[9] Tiene el mismo nombre que el chico pelirrojo de esa película titulada Problem Child. Sus amigos, para evitar confusiones, suelen llamarlo Ponce. Michael Ponce Oliverius piensa que está bien porque le recuerda al explorador Ponce de León. Imagina que los dos tienen mucho en común. El español, por ejemplo, buscaba la Fuente de la Juventud y él, por supuesto, participa en una campaña mística y prodigiosa con el Maestro Kuppu para hallar la Fuente del Universo. Sus amigos, lamentablemente, no recuerdan al explorador, por lo que continuamente se refieren a él como “Junior”, el niño problema o pobre diablillo de la película de 1990.

[10] Atención: No se confunda con Kúbera. Es decir, con el dios de las riquezas. El nombre del dios masculino tiene acento por ser esdrújula y el nombre de la diosa femenina no por ser grave. Aunque sus distancias no son, obviamente, ortográficas (porque originalmente se escribe कुबेर en sánscrito) sino administrativas. El tipo es sólo un tesorero, la mujer originó el universo. Ya se verá.

 

*****

Este texto es un fragmento de la novela Todos me llaman pelmazo de Franco Félix. Libro apoyado por la beca del PECDA-FECAS 2015-2016.